Noticias y Eventos

Cordón umbilical: un minuto más antes del corte

Fuente: Por Catherine Saint Louis / The New York Times y Clarín

En la mayoría de las salas de parto de los hospitales, los médicos suelen pinzar y cortar el cordón umbilical menos de un minuto después de producido el alumbramiento, práctica que, según se cree, reduce el riesgo de hemorragia materna.

Pero un nuevo análisis reveló que demorar el pinzamiento durante por lo menos un minuto después del nacimiento, lo que da más tiempo para que la sangre salga de la placenta, mejora significativamente las reservas de hierro y los niveles de hemoglobina del recién nacido y no aumenta el riesgo para la madre.

Los médicos habitualmente pinzan el cordón umbilical en dos puntos, cerca del ombligo del niño y un poco más adelante en el cordón y luego cortan en medio de las dos pinzas.

El momento del procedimiento ha sido motivo de controversias desde hace años, y el nuevo análisis se suma a un importante caudal de pruebas que indican que el pinzamiento a menudo se produce demasiado rápido después del parto.

El nuevo trabajo, publicado el 10 de julio en The Cochrane Database of Systematic Reviews, podría modificar las posturas, aunque quizá no de inmediato. “Sospecho que habrá más y mas pinzamientos tardíos del cordón”, dijo el Dr. Jeffrey Ecker, presidente del comité de práctica obstétrica del Colegio de Obstetras y Ginecólogos de los EE.UU. (ACOG, por sus siglas en inglés).

Los recién nacidos con pinzamientos más tardíos tuvieron niveles de hemoglobina más altos 24 a 48 horas después del parto y menos probabilidades de sufrir deficiencias de hierro de tres a seis meses después del nacimiento, en comparación con los bebés a término cuyos cordones fueron pinzados de inmediato, reveló el análisis. El peso al nacer también fue significativamente más alto en promedio en el grupo de pinzamiento tardío, en parte porque los bebés recibieron más sangre de su madre.

El pinzamiento demorado no aumentó el riesgo de hemorragia severa posparto, pérdida de sangre o niveles reducidos de hemoglobina en las madres, mostró el análisis.

Recomendaciones

La Organización Mundial de la Salud recomienda pinzar el cordón después de dos o tres minutos, porque “mejora el estado de las reservas de hierro del bebé”.

Ocasionalmente, el pinzamiento demorado puede producir ictericia en los bebés debido a problemas hepáticos o una pérdida excesiva de glóbulos rojos, y por eso la OMS aconseja que se tome en cuenta el acceso a la terapia para la ictericia.

En cambio, en diciembre último, un comité de opinión del Colegio de Obstetras y Ginecólogos de los EE.UU. revisó gran parte de las mismas pruebas que el nuevo análisis, pero concluyó que estas eran “insuficientes para confirmar o refutar las ventajas potenciales del pinzamiento demorado del cordón umbilical en los bebés a término, en especial en los entornos con abundantes recursos”.

El comité hizo referencia a los riesgos de ictericia y la relativa infrecuencia de la deficiencia de hierro en los Estados Unidos como motivos para no modificar la práctica tradicional.

Pero el Dr. Tonse Raju, neonatólogo y autor de recomendaciones, dijo que él personalmente prefería el pinzamiento tardío, sobre todo después de este “muy sólido trabajo”.

El nuevo informe evaluó los datos de quince ensayos aleatorios con 3.911 pares de madres y bebés. Eileen Hutton, partera que enseña obstetricia en la Universidad McMaster de Ontario y que publicó una revisión sistemática sobre el pinzamiento del cordón, dijo que el informe era “amplio y bien hecho”, pero agregó que, en su opinión, la conclusión estaba “formulada de manera débil”, considerando la suma de evidencias sobre los beneficios del pinzamiento tardío del cordón umbilical en los neonatos.

“Las implicancias son enormes -señaló Hutton-. Estamos hablando de privar a los bebés del 30 al 40 por ciento de su sangre al nacer… y sólo porque hemos aprendido una práctica que es mala”.

Raju, funcionario médico del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, dijo: “Es una buena cantidad de sangre la que va a recibir el bebé, si se espera un minuto y medio o dos. Necesitan esa cantidad adicional de sangre para llenar los pulmones”.

Los bebés sanos logran compensarse si no reciben la sangre del cordón, explicó, pero los investigadores no saben cómo.

Susan McDonald, la autora principal de la revisión publicada en el Cochrane y profesora de obstetricia de la Universidad La Trobe de Melbourne, Australia, expresó: “En lo que hace a un comienzo saludable para un bebé, algo que podemos hacer al demorar el pinzamiento del cordón es aumentar sus reservas de hierro durante un poco más de tiempo”.

Cuando hay cesárea

El nuevo análisis no incluyó a muchas mujeres que tuvieran una cesárea, hicieron notar algunos especialistas.

“No tenemos suficiente información sobre los efectos de demorar el pinzamiento del cordón en alguien que da a luz por cesárea en lo que se refiere a la hemorragia posparto”, dijo la Dra. Cynthia Gyamfi-Bannerman, directora médica de la clínica perinatal de la Universidad de Columbia. “Esperar de 30 a 60 segundos en un parto vaginal en una paciente de bajo riesgo es algo que probablemente podamos hacer sin que haya consecuencias para la madre, pero en un parto por cesárea estamos cortando el útero de una embarazada, que tiene un enorme volumen de sangre”, agregó. En algunas situaciones, “hay un mayor riesgo de hemorragia posparto”.

McDonald reconoció que la revisión no incluía datos sobre los resultados neurológicos de largo plazo para los bebés.

“Lo que hará cambiar de opinión al ACOG es un par de estudios en curso que muestren un potencial de beneficios neurológicos de largo plazo”, dijo Raju.

La mejora en las reservas de hierro en teoría podría contribuir a reducir el riesgo de deficiencias de aprendizaje y retrasos cognitivos, que se han relacionado con la anemia por deficiencia de hierro en los niños de edad escolar.

En la mayoría de las salas de parto de los hospitales, los médicos suelen pinzar y cortar el cordón umbilical menos de un minuto después de producido el alumbramiento, práctica que, según se cree, reduce el riesgo de hemorragia materna.

Pero un nuevo análisis reveló que demorar el pinzamiento durante por lo menos un minuto después del nacimiento, lo que da más tiempo para que la sangre salga de la placenta, mejora significativamente las reservas de hierro y los niveles de hemoglobina del recién nacido y no aumenta el riesgo para la madre.

Los médicos habitualmente pinzan el cordón umbilical en dos puntos, cerca del ombligo del niño y un poco más adelante en el cordón y luego cortan en medio de las dos pinzas.

El momento del procedimiento ha sido motivo de controversias desde hace años, y el nuevo análisis se suma a un importante caudal de pruebas que indican que el pinzamiento a menudo se produce demasiado rápido después del parto.

El nuevo trabajo, publicado el 10 de julio en The Cochrane Database of Systematic Reviews, podría modificar las posturas, aunque quizá no de inmediato. “Sospecho que habrá más y mas pinzamientos tardíos del cordón”, dijo el Dr. Jeffrey Ecker, presidente del comité de práctica obstétrica del Colegio de Obstetras y Ginecólogos de los EE.UU. (ACOG, por sus siglas en inglés).

Los recién nacidos con pinzamientos más tardíos tuvieron niveles de hemoglobina más altos 24 a 48 horas después del parto y menos probabilidades de sufrir deficiencias de hierro de tres a seis meses después del nacimiento, en comparación con los bebés a término cuyos cordones fueron pinzados de inmediato, reveló el análisis. El peso al nacer también fue significativamente más alto en promedio en el grupo de pinzamiento tardío, en parte porque los bebés recibieron más sangre de su madre.

El pinzamiento demorado no aumentó el riesgo de hemorragia severa posparto, pérdida de sangre o niveles reducidos de hemoglobina en las madres, mostró el análisis.

Recomendaciones

La Organización Mundial de la Salud recomienda pinzar el cordón después de dos o tres minutos, porque “mejora el estado de las reservas de hierro del bebé”.

Ocasionalmente, el pinzamiento demorado puede producir ictericia en los bebés debido a problemas hepáticos o una pérdida excesiva de glóbulos rojos, y por eso la OMS aconseja que se tome en cuenta el acceso a la terapia para la ictericia.

En cambio, en diciembre último, un comité de opinión del Colegio de Obstetras y Ginecólogos de los EE.UU. revisó gran parte de las mismas pruebas que el nuevo análisis, pero concluyó que estas eran “insuficientes para confirmar o refutar las ventajas potenciales del pinzamiento demorado del cordón umbilical en los bebés a término, en especial en los entornos con abundantes recursos”.

El comité hizo referencia a los riesgos de ictericia y la relativa infrecuencia de la deficiencia de hierro en los Estados Unidos como motivos para no modificar la práctica tradicional.

Pero el Dr. Tonse Raju, neonatólogo y autor de recomendaciones, dijo que él personalmente prefería el pinzamiento tardío, sobre todo después de este “muy sólido trabajo”.

El nuevo informe evaluó los datos de quince ensayos aleatorios con 3.911 pares de madres y bebés. Eileen Hutton, partera que enseña obstetricia en la Universidad McMaster de Ontario y que publicó una revisión sistemática sobre el pinzamiento del cordón, dijo que el informe era “amplio y bien hecho”, pero agregó que, en su opinión, la conclusión estaba “formulada de manera débil”, considerando la suma de evidencias sobre los beneficios del pinzamiento tardío del cordón umbilical en los neonatos.

“Las implicancias son enormes -señaló Hutton-. Estamos hablando de privar a los bebés del 30 al 40 por ciento de su sangre al nacer… y sólo porque hemos aprendido una práctica que es mala”.

Raju, funcionario médico del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, dijo: “Es una buena cantidad de sangre la que va a recibir el bebé, si se espera un minuto y medio o dos. Necesitan esa cantidad adicional de sangre para llenar los pulmones”.

Los bebés sanos logran compensarse si no reciben la sangre del cordón, explicó, pero los investigadores no saben cómo.

Susan McDonald, la autora principal de la revisión publicada en el Cochrane y profesora de obstetricia de la Universidad La Trobe de Melbourne, Australia, expresó: “En lo que hace a un comienzo saludable para un bebé, algo que podemos hacer al demorar el pinzamiento del cordón es aumentar sus reservas de hierro durante un poco más de tiempo”.

Cuando hay cesárea

El nuevo análisis no incluyó a muchas mujeres que tuvieran una cesárea, hicieron notar algunos especialistas.

“No tenemos suficiente información sobre los efectos de demorar el pinzamiento del cordón en alguien que da a luz por cesárea en lo que se refiere a la hemorragia posparto”, dijo la Dra. Cynthia Gyamfi-Bannerman, directora médica de la clínica perinatal de la Universidad de Columbia. “Esperar de 30 a 60 segundos en un parto vaginal en una paciente de bajo riesgo es algo que probablemente podamos hacer sin que haya consecuencias para la madre, pero en un parto por cesárea estamos cortando el útero de una embarazada, que tiene un enorme volumen de sangre”, agregó. En algunas situaciones, “hay un mayor riesgo de hemorragia posparto”.

McDonald reconoció que la revisión no incluía datos sobre los resultados neurológicos de largo plazo para los bebés.

“Lo que hará cambiar de opinión al ACOG es un par de estudios en curso que muestren un potencial de beneficios neurológicos de largo plazo”, dijo Raju.

La mejora en las reservas de hierro en teoría podría contribuir a reducir el riesgo de deficiencias de aprendizaje y retrasos cognitivos, que se han relacionado con la anemia por deficiencia de hierro en los niños de edad escolar.

DEPOSITOS BANCARIOS

AUSPICIADO POR

 

Contáctenos

262-0650 / 997156752

instituto@isecap.net

Av. Húsares de Junín 1017 Dpto. 503 Jesús María